Las cosas buenas de los bancos que ya no recordábamos.

Desde Comaes le informamos sobre este artículo relacionado con el tema de la banca y porque el mundo sería un lugar menos prospero sin los banqueros.

Como Comercio o Empresa Asociada a Comaes puede utilizar este espacio para realizar su publicidad

Los humanos estamos conectamos con las actividades financieras, ya que, la banca trata dos dimensiones importantes, que son: el riesgo y el cálculo.

La actividad financiera, es esencial para el bienestar de cualquier sociedad como poco comprendida por la inmensa mayoría de los ciudadanos. En tiempos de bonanza económica la opinión pública silencia su contribución decisiva a la prosperidad social. Sin embargo cuando hay crisis se la responsabiliza de la mayoría de los padecimientos económicos de la sociedad.

Imagen relacionada

La función de la banca es la gestión del sistema de pagos de la sociedad que, a pesar de su complejidad, alcanza cotas de eficiencia que no se suelen valorar como merecen por la opinión pública.

No se da el reconocimiento al funcionamiento del sistema ni a quienes lo gestionan, los múltiples y delicados engranajes que lo hacen posible.

La banca permite desplazar riqueza financiera en el tiempo. Así, la banca permite disponer de capital a quienes lo necesitan o lo desean hoy pidiéndoselo a quienes prefieren no gastarlo a cambio de disponer de una mayor cantidad mañana.

Permite, hacer frente a necesidades de consumo imprevistas o deseadas hoy a cambio de una corriente de pagos en el futuro. Además permite afrontar  la adquisición de viviendas, afrontar gastos médicos especiales, compras de coches u otros bienes de consumo duradero, estudios de los hijos, vacaciones, etcétera, bienes y servicios todos ellos que no estarían disponibles para muchos en ausencia de la potente banca y actividades financieras que hoy tenemos.

La banca y las finanzas permiten el acceso al capital y la consiguiente creación o expansión de empresas a quienes no lo tienen pero disponen de un proyecto empresarial con un claro potencial de generar beneficios.

La banca fomenta la movilidad social, ya que elimina o cuando menos suaviza la posesión de riqueza como condición necesaria para crear o redimensionar una empresa.

Por esta vía, remunerando todo lo posible el ahorro y asignándolo a los proyectos de inversión más rentables, la banca y el conjunto de mercados financieros contribuyen decisivamente a potenciar el crecimiento económico.

 La banca y las actividades financieras también impulsan el crecimiento económico fomentando la innovación.

En la Edad Moderna, los requerimientos de las actividades financieras espolearon el desarrollo de la contabilidad y de la estadística matemática, catapultando con ello las aplicaciones prácticas de la matemática y acelerando la innovación industrial. Hoy, la banca y las actividades financieras están estimulando e incluso liderando los avances en la digitalización de la sociedad.

En suma, el mecanismo de intermediación financiera operado por la banca y demás entidades equilibra las necesidades del presente con las del futuro y de su buen funcionamiento depende, en gran medida, el avance estable y sostenido del nivel de vida de la sociedad.

A continuación se va a entrar más en concreto en “La banca y las crisis económicas”

Las recesiones más severas siempre son precedidas por periodos en los que se ha prestado mucho más de lo que se debía; periodos en los que se inflan burbujas del precio de unos u otros activos y se acumula un volumen de deuda excesiva para muchos deudores cuando la economía se ralentiza o se frena inesperadamente.

En las crisis y en sus secuelas se inflama la animosidad de la opinión pública contra el mundo financiero, espoleada en muchos casos por políticos populistas e ignaros en cuestiones económicas y financieras.

Imagen relacionada

Como solución o paliativos para calmar la ira de la opinión pública, los políticos populistas habitualmente proponen nacionalizar permanentes e impuestos de un tipo u otro a la banca y a las actividades financieras. Estas medidas están absolutamente equivocadas.

La avaricia y el fraude son vicios del ser humano y no de sus oficios, ya que estos pueden practicarse sin caer en aquellos.

Una vez explicado “La banca y las crisis económicas”, se van a redactar “Las medidas Populistas”

Los beneficios de los bancos en proporción al capital invertido en ellos alcanzan una cifra similar a la de las empresas de otros sectores de actividad, quizá algo superior cuando los tipos de interés son anormalmente altos e inferior cuando son anormalmente bajos.

Pensar que los bancos deben pagar tipos impositivos sobre los beneficios por encima de los de otras empresas es un sinsentido que solo pueden defender quienes ignoran su papel decisivo para el buen funcionamiento económico de la sociedad.

Pocas inversiones serían más rentables para la banca y para la economía en su conjunto que dedicar suficientes recursos a la educación financiera de la ciudadanía.

Imagen relacionada

Los avances en la cultura financiera de los gobernados son el antídoto más eficaz contra los atavismos e inclinaciones antifinancieras de los gobernantes y de los aspirantes a serlo.

Este artículo es del periódico Expansión, ha sido redactado por José Luis Feito Higueruela Clique aquí para acceder al articulo completo