Cuida tu voz. 8 consejos para evitar afonías en docentes.

La voz es el principal medio de comunicación que utilizamos los humanos. Hay profesiones, como la docencia, donde el habla es la herramienta fundamental en su trabajo. Frecuentemente los docentes utilizan su voz de forma incorrecta llegando a tener problemas vocales, causa de grandes limitaciones en su actividad docente y llegando en muchas ocasiones a requerir baja laboral.

Como Comercio o Empresa Asociada a Comaes puede utilizar este espacio para realizar su publicidad

La suma de factores desencadenantes, a los que haré posteriormente referencia, junto a la incorrecta técnica vocal, provocan muchas veces disfonías funcionales (afonías cuando hay total ausencia de voz) o empeora las disfonías orgánicas. El logopeda orienta sobre las pautas más adecuadas en cada caso particular y enseña, en este caso al docente, la técnica vocal correcta. El objetivo de este artículo es dar orientaciones sobre pautas a fomentar y evitar para cuidar la voz enfocado preferentemente al entorno docente.

1.- Pautas fonatorias adecuadas:

✓ Beber agua, a pequeños sorbos, especialmente si se habla
en clase de forma prolongada.

✓ Mantener un volumen moderado al hablar. Si hay que aumentar la intensidad, no forzar la garganta; usar tonos medios; micrófono en espacios abiertos; caminar hasta el alumno al que va a hablar.

✓ Utilizar la voz con una técnica vocal adecuada y respiración costodiafragmática.

Vocalizar adecuadamente, hablar despacio y con descansos de la voz en explicaciones largas.

Mirar a la cara al alumno al que nos dirigimos

2.- Pautas fonatorias a evitar:

No usar producciones de voz forzadas: gritar, reír demasiado fuerte, carraspeo…Limitar el uso de la voz en ambientes ruidosos.

No competir vocalmente con ruido excesivo: no intentar hablar en el grupo “por encima” de los alumnos, maquinaria o de otros ruidos intensos. No utilizar sólo la voz para llamar la atención: aplaudir, silbar, pitar…

No forzar los músculos de la cara, cuello, garganta y hombros, sobre todo al hablar de forma continua. No llevar prótesis dentales mal adaptadas.

No quedarse sin aire a mitad de la frase.

No usar la voz de forma prolongada con labilidad laríngea: congestión nasal, resfriados, laringitis… No reposo vocal excepto si es prescrito por el médico.

No cantar sin la voz educada, especialmente a grupos grandes de alumnos.

3.- Pautas personales adecuadas:

Higiene alimenticia regular en cantidad y calidad: primar alimentos con potasio y fósforo. Regularidad en la defecación.

Fosas nasales descongestionadas. Hacer vahos y limpiar con suero fisiológico

Beber agua entre horas en pequeños sorbos. Tomar infusiones y hacer gárgaras con plantas antiinflamatorias (erísimo, manzanilla, romero…)

Llevar ropa adecuada a la temperatura ambiental; practicar actividades deportivas y salidas al aire libre; evitar el sedentarismo.

Buen equilibrio físico (postura correcta: cabeza recta, hombros relajados y hacia atrás, respiración adecuada) y mental (evitar estrés, ansiedad, depresión, fatiga…)

4.- Pautas personales inadecuadas:

Evitar tabaco, alcohol y café: reducen la lubricación de las cuerdas vocales.

Reducir alimentos que provoquen alergias, comidas muy condimentadas y copiosas, café, menta, picantes y frutos secos (especialmente los que tienen polvo). Comidas y bebidas excesivamente frías o calientes.

✓ Si padece reflujo gastroesofágico consultar al médico para evitarlo (irrita y contrae la musculatura faríngea).

Evitar situaciones conflictivas. Intentar relajarse.

Evitar ropa muy estrecha y apretada que comprima la cintura, costillas flotantes, garganta…

5.- Pautas ambientales adecuadas:

✓ Mantener un ambiente sano, limpio y no contaminado. Evitar el polvo de la tiza.

Descansar en habitaciones ventiladas, no muy caldeadas porque resecan la garganta.

Hablar en lugares poco ruidosos: crear ruido de fondo, hablado o musical, no muy elevado.

6.- Pautas ambientales perjudiciales:

Evitar ambientes fríos, secos o muy caldeados; aire acondicionado y calefacciones muy altas.

Evitar cambios bruscos de temperatura; ambientes con humo, polvo, tóxicos (disolventes, amoniaco…).

7.- Si aumenta la prevención disminuyen las afonías:

En la disfonía funcional la causa proviene de una incorrecta utilización del órgano fonador, que se ha producido por un abuso y/o mal uso de la voz. Si esta alteración persiste puede degenerar en una disfonía orgánica. También hay que recordar que contribuyen a este empeoramiento las condiciones ambientales y psicológicas en que el colectivo docente desarrolla su actividad.

8.- Aprender con un logopeda experto el uso correcto de la voz:

Conocer el mecanismo de la fonación y los recursos de la voz, tomar conciencia de los propios hábitos para corregirlos y automatizarlos con los mecanismos adecuados.

Mejorar los hábitos correctos vocales de quien les rodea: ayudará a crear un ambiente sonoro más adecuado en el aula, inculcará hábitos a los alumnos que eviten el mal uso y abuso de voz y podrá detectar posibles trastornos de voz que presenten los niños o jóvenes.

Mónica Fernández Marina
Logopeda-Pedagoga coleg. No 39037

TRATAMIENTOS PERINES, en la calle Perines 7 – 1o Dcha, Santander

Tlf.: 942 23 85 19